La kutubia



Visible desde prácticamente cualquier punto de la ciudad, a la que vigila y domina desde sus 70 metros de altura, el minarete de la Kutubía tiene el honor de ser uno de esos escasos edificios o monumentos que se han erigido en la imagen y símbolo de la ciudad donde su ubican, e incluso de un pais entero.-Al igual que la mera contemplación de una imágen de las pirámides nos remite ineludiblemente a Egipto, el Taj Majal a la India, la Torre Eiffel a París, el Atomiun a Bruselas, la Alhambra a Granada o la Sagrada Familia a Barcelona, la Kutubía hace lo propio con Marrakech, dotándola así de una imágen identificadora fácilmente reconocible, sustituyendo la parte por el todo, como si de una sinécdoque literaria se tratara.- En este caso, esta usurpación del todo por una parte es mucho mas palpable, ya que, el nombre de Kutubía se identifica casi exclusivamente con el minarete, y no con la mezquita de la que forma parte, que es la que da nombre el conjunto.


La mezquita de la Kutubía fué mandada erigir por el primer monarca almohade Abdelmoumen, nada más arrebatarle la ciudad a los almorávides.- Según algunas fuentes está edificada sobre las ruinas del palacio de Abu Bakr, y según otras -entre las que se encuentra León el Africano- sobre las ruinas de una fastuosa mezquita almorávide mandada construir por Alí Ben Youssef, y destruída por Abdelmoumen para acabar con su obra.- Concrétamente, León el Africano nos dice que "Abdul Mumen hizo derribar y rehacer de nuevo este templo por el sólo motivo de quitar de él las inscripciones de Hali (Alí) y poner en su lugar las suyas"(1).- Parece ser que una primera construcción fué desechada por el propio Abdelmoumén por su mala orientación con respecto a La Meca, y se comenzó, junto a ella, la construcción de una nueva mezquita, la actual, que fué terminada a finales del siglo XII, bajo el reinado de Yacoub Al Mansour.- Puede que ambas mezquitas convivieran unos años, compartiendo minarete, hasta el derribo de la mal orientada, cuyas huellas se observan aún a la derecha de la mezquita actual, pero la verdad es que las fuentes son algo confusas y contradictorias.-

La mezquita y su famoso minarete deben su nombre a que en la época de explendor cultural almohade, existían junto a ellas numerosas tiendas de venta de manuscritos, de ahí el nombre de Kutubía, que traducido viene a ser algo así como "de los libreros" (Kutubiyin = vendedores de manuscritos).- Este orígen etimológico es corroborado, en la primera mitad del siglo XVI, por León el Africano, que menciona que "Bajo el pórtico de dicho templo solía haber cerca de cien tiendas de libreros y otras tantas en la parte de enfrente, pero al presente, no se puede encontrar una sola en todo Marruecos"(1).

Desgraciadamente, la mezquita de la Kutubía, como la práctica totalidad de los templos marroquíes, es de acceso prohibido a los no musulmanes, por lo que no se puede visitar y no podemos contemplar lo que según muchas fuentes, es una de las mezquitas mas bellas del occidente musulmán.- Nos tenemos que contentar con admirar la magnífica silueta y la delicada y elegante ornamentación de su minarete, semejante a una perfecta aguja de piedra, que no es poco.

De planta cuadrada y de medidas perfectamente proporcionadas (relación de una a cinco entre la longitud del lado de la planta y su altura), la esbeltez de su silueta la convirtió en el cánon arquitectónico almohade, y Al Mansour quiso repetir su belleza a lo largo de las tierras de su imperio, a ambos lados del Mediterráneo: tanto la Giralda de Sevilla como la inacabada Torre Hassan de Rabat, se miran en el espejo de la Kutubía.-

La elegante aguja, construída con piedra de tonalidades rosadas extraídas de las cercanas canteras de Gueliz, se eleva hasta los 70 metros , y se encuentra coronada por una barra metálica, que añade siete metros metros más de elevaciónso sobre el suelo, en la que se encuentran insertadas cuatro esferas de cobre dorado de tamaño decreciente (la mayor de ellas tiene dos metros de diámetro).- Cuenta la leyenda que son de oro, y se elaboraron fundiendo las joyas donadas a tal fin por la esposa de Al Mansour.-

Cada uno de su lados exteriores está decorado de una manera diferente, dando como resultado un conjunto perfectamente armónico, combinando motivos florales, red de mocárabes esculpidos en relieve y diversos tipos de arcos, algunos de ellos ciegos y otros entrelazados en la parte superior de la torre, y coronados por una franja de azulejos de tonalidad azul y blanca.- Este friso de azulejos era una de las partes más deterioradas de la torre, antes de realizarse las obras de restauración que se han realizado en los últimos años.- Sobre el primer cuerpo de la torre, culminado por una serie de almenas, se alza la linterna, que mide 16 metros de altura y que asemeja otro alminar en miniatura insertado en uno mayor.- Uno no puede dejar de pensar que, si en la actualidad el monumento goza de una belleza serena, con tintes casi eternos, cómo sería el esplendor que debía irradiar tras su construcción, cuando los recubrimientos de estuco y de azulejos hablaban en presente del talento y la maestría de los artesanos y constructores que creaeron esta obra maestra del arte hispanomorisco.

El interior está compuesto por seis niveles, conectados por una rampa que conduce hasta la azotea y la linterna.- Parece ser que la utilización de rampas en lugar de tramos de escalera, era para facilitar la subida de los burros que acarreaban los materiales de construcción

Lo que no es absoluto necesario indicar es su ubicación, más bien al contrario, rodeada de jardines y de espacios abiertos que invitan a un paseo tranquilo y contemplativo, será ella muchas veces la que, a modo de faro o de hito gigante, nos ayude a orientarnos en la medina, al mismo tiempo que nos magnetizará para que, tarde o temprano, terminemos siempre bajo su altiva sombra.

NOTA (1).- Todas las referencias a León el Africano están extraídas de su obra "Descripción de África y de las cosas notables que en ella se encuentran", según traducción y edición crítica de Luciano Rubio.- Ed. Hijos de Muley Rubio.- Madrid.- 1.999




No hay comentarios:

Creative Commons License
.

Páginas vistas en total