Escenas cotidianas

Quehaceres domésticos de la mujer en el mundo rural.





La cotidianidad de la vida en las amplias regiones montañosas y del sur marroquí no es fácil.- Un enclave geográfico hostil y unas condiciones climáticas adversas han originado un hábitat disperso y aislado, asentándose las aldeas en los fondos de los valles, donde se encuentran las únicas tierras mínimamente cultivables.- En este contexto, las tareas domésticas más básicas, como son el aprovisionamiento de agua y combustible y el mantenimiento y lavado de la ropa y enseres domésticos, todas ellas responsabilidad exclusiva de las mujeres, se convierten muchas veces en unas labores agotadoras y desarrolladas en ocasiones en condiciones extremas de frío o calor, según la región y la época.-


La aguada diaria puede suponer en muchos casos una penosa caminata, y en otros una larga espera, y el lavado de la ropa implica soportar durante horas posturas incómodas y una continua sensación de humedad en el cuerpo, pero tanto en una como en otra ocasión, las mujeres convertirán esa situación en un momento de relación social, de intercambiar noticias con las vecinas, de comentar las últimas novedades de la aldea, de bromear..., en definitiva, en un momento agradable (foto izda., conversaciones junto al pozo, región de Tafraoute).- El ambiente es siempre familiar y distendido, y no falta tampoco la presencia de los niños pequeños.- En muchos casos, esas tareas domésticas, y en especial la aguada y el lavado de la ropa, suponen un porcentaje muy elevado de la vida social de las mujeres rurales fuera del ámbito estrictamente familiar.-(foto superior, amplio grupo de mujeres lavando - región de Ouazzane).-











En aquellas regiones, principalmente los valles de las vertientes norte de las diferentes cordilleras, donde los arroyos tienen un caudal suficiente durante todo el año, siempre encontraremos grupos de mujeres lavando , bien en los propios cauces, bien en las azequias, ya que esta es una labor que pueden desarrollar de manera periódica siempre que lo necesiten, al disponer de continuo de un abastecimiento suficiente de agua (fotos superiores: grupos de mujeres lavando en el nacimiento del Oued Oum er Rabia -Atlas medio, región de Khenifra- , a la derecha; y en Zaouia Ahnesal, a la izda) .- Sin embargo, en las regiones más secas, el lavado integral de la ropa, mantas y demás enseres textiles, únicamente es posible en época de lluvias, aprovechando el esporádico y efímero caudal de las torrenteras.- En estas regiones, los días siguientes a la finalización de un periodo de lluvias más omenos copiosas, las amplias ramblas y torrenteras se llenan de colorido con toda la ropa puesta a tender sobres las rocas o los arbustos, mientras las mujeres se afanan en aprovechar hasta los últimos charcos de agua para poder realizar su labor (foto inferior: lavando en una torrentera de la región del Dadés).



Pero sin duda la tarea diaria más dura, especialmente en las regiones mas secas y áridas, es la inevitable búsqueda del combustible, imprescindible para poder cocinar y calentar el hogar.- Siglos de roturaciones y pastoreo han provocado la deforestación de amplias zonas del alto y medio Atlas, donde los bosques originarios de cedros, encinas y sabinas principalmente, han visto reducirse paulatinamente su área de extensión debido a esta presión, atrincherándose en las zonas mas inaccesibles.- Esto ha provocado que en muchas aldeas, la búsqueda de madera para combustible sea una tarea cada vez más laboriosa y árdua, a la que hay que dedicar una buena parte del tiempo diario. En estas regiones montañosas, de laderas pronunciadas y terreno abrupto, la leña, una vez recolectada, suele ser trasportada por las mujeres en la espalda, o a lomos de borricos, en el mejor de los casos.- En el Anti Atlas y el sur, donde la madera propiamente dicha no existe, se deben de acumular diariamente ingentes cantidades de arbustos espinosos, de combustión fácil y rápida, y por tanto, de escaso poder calórico.- Los grupos de varias mujeres acarreando leña o combustible, con sus borricos cargados de pequeños arbustos espinosos destinados a combustible forman parte integrante del paisaje del Anti-Atlas y sur del Alto Atlas.- (Foto encabezado: acarreando combustible cerca de Imitek, en la región de Tata) (Foto dcha, tomada en Taghia-n-Ifer, región de Tinerhir.).-

Pero una vez realizadas todas las tareas de aprovisionamiento de las necesidades básicas del hogar, incluída la recogida y acarreo de heno para los animales domésticos , queda lo más cotidiano: ocuparse de la cocina, de la elaboración y cocción del pan, de los hijos..., en definitiva, en mantener vivo el hogar y la familia (foto inferior, cociendo el pan. Tatouine).-



NOTA: Desde pequeño recuerdo haberme quedado boquiabierto -cuando viajaba con mis padres por la región cercana a Melilla- al ver a las mujeres, muchas de ellas de edad avanzada, acarreando sobre sus cabezas -algo poco habitual hoy en día- o a sus espaldas enormes fardos de leña, tinajas de agua o cualquier tipo de mercancías; algunas de ellas permanecían siempre encorvadas, incluso sin carga; es una imagen que me impactó tanto que nunca olvidaré.- Este pequeño artículo está concebido como un homenaje a la mujer rural, y está escrito desde mi más profundo respeto y admiración por estas personas capaces de soportar unas condiciones de vida tan súmamente duras, pero siempre con una sonrisa amable dibujada en sus curtidos rostros .


Lavando la cacharrería domestica en Aghbalou-n-Kerdous.

6 comentarios:

Leo dijo...

Hola:
Veo que eres un gran conocedor de las costumbres marroquíes.
¿podrías decirme si mi comentario sobre esta foto http://www.panoramio.com/photo/14178297 es correcto?
Un cordial saludo

PABLO MUÑOZ CARBALLEDA dijo...

Hola Leo:
Efectivamente es una escena usual, se trata de dos mujeres saludándose con el gesto de darse la mano suavemente y después besarse su propia mano.- Es una saludo entre mujeres que no tienen un alto grado de amistad o familliaridad, pues en caso contrario se hubieran besado.- Como bien dices, el saludo usual entre los hombres -cuando no existe una alto grado de amistad o familiridad, en cuyo caso, se besarían igualmente- es darse la mano y llevársela al pecho.- En todo caso, como dices, es un gesto muy respetuoso y que encierra un cierto grado de lirismo. Por cierto, preciosa instantanea.
Un saludo.

ifeghnessenger dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PABLO MUÑOZ CARBALLEDA dijo...

Hola Ifeghnessenger:
Gracias por tu comentario.-
En primer lugar, pedir disculpas si alguien o alguna persona de tu familia se ha podido sentir ofendida. No es ni ha sido nunca nuestra intención, sino todo lo contrario.- Si te das cuenta, casi nunca fotografío rostros o gestos, porque sé que a muchas personas no les gusta, pero si que trato de captar escenas, y casi siempre desde media o larga distancia en las que las individualidades quedan diluídas por el entorno. Aún así, nunca fotografío de forma furtiva, sino que me hago notar y alargo los preparativos, por si alguien me recrimina o llama la atención, cosa que de vez en cuando sucede, en cuyo caso desisto de fotografiar.- Las fotos en las que salen personas en primeros planos o donde se distinguen claramente los rostros sin necesidad de ampliar mucho la imagen, siempre están tiradas con el consentimiento de las personas que en ella salen, y en algunas, hemos sido invitados a tomar la foto.-
Ni que decir tiene que no tienes más que decirme qué foto es, y rápidamente la quito si más.-
Repito que nunca ha sido nuestra intención molestar a nadie, y menos aún en este artículo, que está escrito con un profundo respeto.
En cuanto a lo que dices de que hay información errónea, me gustaría que me especificaras lo más posible para corregirla.
Si quieres, puedes contestarme a mi correo privado, que está en mi perfil.-
Un saludo.

Abdú dijo...

Buenas , Pablo :
Como dice el señor arriba, pareces ser un conocedor de costumbres marroquies y ,quizas en especial , costumbres de los imazighen, no?

Veo que has recurrido casi todos los valles y sitios turisticos del pais pero no sé si te suena el Valle Tessaout y si estuviste ahí alguna vez o no. Oye, no te lo pregunto para darma información, ya que soy marroqui y me voy ahí frecuentemente. Sólo quiero invitarte a echar un vistazo a la labor de una fundación española con la que estoy colaborando ahí en ese valle :) Puedes echar un vistazo a su página web y dejarnos algun comentario por ahí sobre como valoras nuestro trabajo.

www.acciongeoda.org

Un abrazo :D

PABLO MUÑOZ CARBALLEDA dijo...

Hola Abdú.
Como bien dices, y creo que se me nota bastante cuando escribo, soy un enamorado del mundo Amazigh, pero no un conocedor del mismo, trato de aprender, pero siempre es más lo que se ignora.-

Los altos valles del Tessaut son una de mis asignaturas pendientes.- En un par de ocasiones se han frustrado los viajes previstos.- Conozco la zona de Toufrine, pero no he entrado hacia el interior de los valles.- Uno de mis próximos viajes está previsto precisamente a esa zona, concretamente a Megdaz.-

He estado leyendo con mucho interés todo lo relativo al proyecto que estáis desarrollando en AG, y la verdad es que me ha parecido muy interesante, muy lejos de esos proyectos "solidarios" que con el pretexto de una acción humanitaria se montan un viaje "de aventura" para repartir bolis, gorras y chucherías a los niños.- Por lo que veo, uno de los pasos más importantes para este tipo de proyectos -en mi opinión- , ya lo habéis conseguido, como es la implicación de los moradores de los valles, única posibilidad de que el proyecto salga adelante.- También aplaudo el concepto de sostenibilidad que lo impregna, incluyendo la protección de la riqueza cultural de la zona, que no es poca, y que es precisamente el tesoro de sos valles.- Felicidades y adelante.-

Por cierto Abdú, he visto que eres de Azilal.- La próxima vez que vaya por la zona me pondré en contacto contigo por si podemos tomarnos un té.-
Un abrazo

Pablo.

Creative Commons License
.

Páginas vistas en total