Morabitos

Morabito de Tizgui-ida-ou-Ballou, en el Antiatlas (región de Tata)

En su sentido original, el término Morabito designa a un ermitaño, monje guerrero o predicador, considerado en vida como hombre santo y sabio, dotado de "baraka" , y reconocido como tal tras su muerte por la religiosidad popular. Por extensión, se aplica el término Morabito a la sencilla vivienda del ermitaño y a la tumba donde se encuentra enterrado, es a esta última acepción a la que nos vamos a referir.

Aunque éstas prácticas religiosas están en contradicción con el Islam ortodoxo, lo cierto es que el culto a los santos se encuentra muy extendido por todo Marruecos, siendo una característica esencial de su religiosidad.- .- Algunos de estos hombres santos fueron fundadores de Zaouias (término que podemos traducir como cofradía), dedicadas a difundir las enseñanzas religiosas, a través de sus discípulos y descendientes.- En los Morabitos más importantes, se celebran todos los años los llamados moussems (romerías), en las que los fieles peregrinan hastas los morabitos para recibir su bendición (baraka) y solicitar curaciones, ya que a muchos de ellos se les atribuyen poderes de sanación de enfermedades. Estas peregrinaciones de origen religioso se aprovechan también con fines comerciales, y junto a la tumba del santo, se instala un gran mercado y se realizan festejos varios.- Un buen ejemplo es el Moussem de Imilchil, que se celebra en el mes de septiembre (aunque ya llevan varios años celebrándolo el último fin de semana de agosto, por motivos de mayor afluencia turística), junto al Morabito de Sidi Ahmed Oulmaghani (foto inferior)





Podemos encontrar morabitos por todo Marruecos, asociados casi siempre a un cementerio, al que dan nombre.- Los podemos encontrar de múltiples formas y construídos en distintos materiales, según la región, pero una de sus principales características es que la mayoría están rematados por una cúpula; por eso también se los denominan qubbas (cúpula).- Ahora bién esa cúpula tampoco sigue un determinado patrón, sino que adopta múltiples formas (redonda, elíptica, hexagonal, etc.), incluso dentro de una misma región.












Las dos imágenes anteriores y la inferior, corresponden a morabitos del Valle del Draa, y puede resultar un buen ejemplo para ilustrar lo que acabamos de exponer.- Todos ellos están construídos en tapial y revestidos de abode, pero uno de ellos carece de cualquier tipo de pintura, otro tiene únicamente pintado de blanco las almenas de la base de la cúpula (que en este caso no es más que una especie de monolito, también pintado de blanco), mientras que el tercero está encalado en su mayoría.- En lo que respecta a las cúpulas, a una de ellas ni siquiera se le puede llamar así, la otra tiene forma casi cónica, y la tercera, piramidal.- Y todo esto dentro de un mismo valle, y en un radio de no más de 20 km.





Las morabitos de la costa atlántica suelen estar todos perfectamente encalados, para soportar así mejor la humedad, ya que algunos de ellos, por su ubicación, están en contacto directo con los embates del mar.- En las fotos inferiores podemos observar el Morabito de Sidi Kauki, unos 15 km al S de Essaouira (donde dice la tradición que hay que cortar el pelo por primera vez a los niños a su sombra, para obtener la baraka del santo), y el morabito de Sidi Chechket, en la playa del Cabo Badouzza, al N de Safí, situado en una pequeña roca en mitad de una playa batida por las olas, potegida por un escueto farallón rocoso y que se convierte en isla con la pleamar (foto drcha).












Aunque lo normal es que, aquellos morabitos que no muestran los materiales desnudos (adobe, piedra o tapial), estén encalados, como ya hemos visto, también nos encontramos con morabitos pintados de otros colores, pero siempre colores suaves y claros.- En la foto de la izquierda vemos un morabito en el Oasis de Aguinane, y en la de la derecha, el de Sidi Abd-en-Nabi, junto al lago Iriki.






No hay comentarios:

Creative Commons License
.

Páginas vistas en total