Tinerhir y las gargantas del Todrá


La explosión de verdor que supone el palmeral de Tinerhir, una interminable serpiente verde que repta entre peñascos rocosos hasta llegar a la llanura, donde continúa como una cinta de color enmarcada en una meseta esteparia, impregna las pupilas del viajero cuando lo advierte por primera vez.- La llegada a Tinerhir desde el este, tras cruzar la reseca llanura donde agoniza al Alto Atlas, nos sorprende, al encontrarnos con las rápidas y frescas aguas del rio Todra, envueltas en una vegetación lujuriosa y vigiladas desde lo alto de un farallón rocoso por una Kasbah de la familia Glaoui, cada año más y más deteriorada*, pero que aún conserva retazos de su altivez, de la época en la que dicha familia ejercía su poder casi feudal en gran parte del Alto Atlas y el sur marroquí.- Desde el altozano donde está situada la kasbah, se divisa gran parte de la ciudad y del palmeral, así como de los numerosos ksur que lo bordean: la vista es magnífica.-

Tinerhir en una ciudad de alrededor de 40.000 habitantes (el doble en todo el valle), pertenenciente a la provincia de Ouarzazate, de la que dista 170 km.- En sus orígenes, no era más que uno de los numerosos ksur que salpicaban el valle flanqueando el palmeral, hasta que fué elegida por la administración colonial francesa para establecer el centro administrativo de la región, una vez que ésta fué sometida.- Hay que señalar que este valle, habitado ya en la Edad Media, se ha caracterizado siempre por la independedencia y rebeldía de sus habitantes, siendo así que en diversas épocas históricas el valle del Todrá ha sido reino independiente, con una economía basada en la rica agricultura y en las minas de plata de la región, algunas de ellas aún en explotación.- A partir del establecimiento de la administración colonial, la ciudad comenzó a crecer poco a poco, hasta que en los últimos años el crecimiento ha sido continuo, en gran parte debido al turismo, ya que es un punto clave dentro de cualquier circuito que se quiera realizar por el sur marroquí.-

Tinerhir como ciudad no ofrece grandes atractivos, salvo la visita al ksar original, también conocido como el "barrio judío", situado en la parta baja, junto al palmeral y que, aunque haya perdido su muralla, aún conserva numerosas casas tradicionales de abode bien conservadas, estando habitado aún en un buen porcentaje.- Como ya se ha dicho, aunque la Kasbah Galaoui que corona la ciudad está desmoronándose año tras año, merece la pena subir hasta ella, pues la vista del palmeral es maravillosa. Y es precisamente ese palmeral, junto con los farallones rocosos que lo delimitan lo que hace imprescindible una visita a la zona.


Un paseo por el interior del palmeral, abigarrado y frondoso, es moderadamente gratificante, y me explico: El ambiente es reconfortante, con pequeños huertos, todo tipo de árboles frutales, bellas construcciones de adobe, aunque, por desgracia, la mayoría de ellas abandonadas y condenadas a deshacerse como el polvo (foto superior); el inconveniente es que es probable que tengamos que acortar el paseo, ya que los "pesados" (chipichangas) de la zona son numerosos e insistentes, y pueden acabar con nuestra paciencia si lo que queremos es disfrutar de la tranquilidad y sosiego que transmite el fondo del valle.

Las famosas Gargantas del Todrá se encuentran a 15 km. al N de Tinerhir.- Para dirigirnos a ellas debemos tomar la carretera que surge a la derecha, nada más cruzar el río, llegando a Tinerhir desde Er-rachidía.- La ruta gana altura rápidamente para situarse en el reborde montañoso justo encima del palmeral y de las numerosas aldeas (donde definitivamente, en los últimos años el hormigón ha terminado por desbancar a la tierra cruda), obteniéndose una bonita vista del conjunto en varios lugares. En uno de ellos, donde se para todo el mundo porque existe una amplia explanada donde aparcar los vehículos, se acumula una gran cantidad de guias, camelleros, vendedores de baratijas y turbantes (perfectamente disfrazados de autodenominados "Tuareg"), ofertantes de alojamientos y chipichangas de todas las especies imaginables (foto superior).- Es preferible observar el panorama un poco más adelante, cuando la carretera sube una pequeña cuesta, donde la vista hacia el S es más amplia. - También pasaremos por un par de talleres de orfebrería, de gran tradición por la región.


Tras recorrer un tramo de la ruta junto al palmeral, atravesando estrechas líneas de casas que apenas encuentran ubicación al pié de las rocas, nos encontramos con una enorme mole rocosa al fondo, que nos hace pensar en un callejón sin salida, pero un pequeño desfiladero cortado a pico entre paredes de más de 300 metros de altura, y cuya entrada no supera los 20 m. de ancho, nos introduce de lleno en las Gargantas (foto drcha. En el centro, el Pilar Couchant).- Eso sí, habrá que pagar el "impuesto revolucionario" (no recuerdo si la última vez seguían siendo 5 dh. o había subido a 10 dh. por coche), para poder acceder a ellas.- Tras un primer tramo de 1 km. aproximadamente, en que se ubican un par de hoteles, y donde las altas paredes parecen querer extrangular el escaso espacio entre ellas, la garganta se abre un poco y pierde en espectacularidad, aunque no en interés paisajístico, prolongándose aún durante casi 20 km. más, hasta poco antes de llegar a Tamtatouch.- Hay que decir que en la actualidad toda la garganta está ya asfaltada, llegando el asfalto hasta Ait Hani, aunque después de los hoteles "Les Roches" y "Yasmina", hay un tramo que, tantas veces que asfalten y arreglen, tantas veces que lo destroza el rio con sus furiosas y espectaculares crecidas.

En este primer sector, junto a los hoteles mencionados, es donde paran los autobuses atestados de turistas, al tratarse de la zona más espectacular, por lo que es también es el lugar donde se montan verdaderos mercadillos de venta de turbantes y baratijas varias, ampleando más de uno, técnicas de venta agresivas.- Si queremos ver las gargantas desde media altura, podemos subir al hombro rocoso que se encuentra justo encima del hotel "Yasmina", junto al que manan las aguas del rio.- Para ello debemos ir a la espalda de dicha pared, junto al denominado "sector jardines", para remontar una empinada ladera rocosa.- Tras un pequeño esfuerzo de no más de 10 ó 15 minutos, podremos disfrutar de una bonita vista (foto izda).


El Alto Atlas tiene una forma peculiar. Desde el norte aparece poco a poco llegando incluso a tocarse con el Atlas Medio. Sin embargo, por el sur aparece de forma súbita levantándose erguido desde la planicie que lo separa del Antiatlas. De esta forma, todos los valles fluviales que ya han perdido altura procedentes de la alta montaña topan de golpe con ese muro y excavan cañones. El del Todrá no es el único digno de ser visitado. También está el del Dadés, el de Goulmina-Ait Hani, El de Ouandras, etc... cualquier arroyuelo excaba cañones de los que ya publicaré entradas.

La Garganta del Todrá es un lugar que goza de gran reputación entre los escaladores, sobre todo europeos (españoles y franceses en su mayoría), aunque en la actualidad se haya convertido en una enorme escuela.- Estas paredes fueron descubiertas para la escalada por escaladores franceses a finales de la década de los 70.- La apertura del Pilar Couchant, en 1977, está considerada como la primera escalada de la zona.- A partir de ese momento, los escaladores de vanguardia de la época, principalmente españoles y franceses (Guy Albert, Ramón Portilla, Finuco, etc), dirigen la vista hacia estas paredes, de hasta 300 metros de altura, de roca dura y abrasiva, pero verticales y vírgenes, donde trazar un itinerario era también un ejercicio de imaginación.- La apertura en 1984 de la mítica "Nómadas", por parte del mediático M. Angel García Gallego y José Seiquer, y la publicación en la revista "DESNIVEL" de un artículo sobre la zona, significó el pistoletazo de salida para el grueso de los escaladores españoles, ávidos de encontrar nuevas paredes y explorar nuevos horizontes más allá de Picos, Galayos, Pedriza o Pirineos. Y si encima el destino era un pais al mismo tiempo cercano y con cierto exotismo, pues mucho mejor.- Por otra parte, los escaladores franceses también desviaron su mirada hacia esa zona.- Si en un primer momento (foto izda), lo que se buscaba era realizar itinerarios en técnica alpina (equipando únicamente las reuniones) que surcaban las paredes mas altas (Pilar Couchant, pared Al Mansour), una vez colmadas estas aspiraciones, se empezaron a abrir itinerarios mucho más cortos, pero de dificultad muy elevada, que fueron equipándose para escalada deportiva.- En 1.987 ya habían equipado casi medio centenar de vías, triplicándose este número apenas 7 años después.- En la actualidad, es raro ver algún sector de pared que no esté surcado por una cremallera de chapas, y en algunas vías se llegan a producir verdaderos "overbooking" (foto drcha.).- Incluso las vías clásicas, como el pilar Couchant, están en la actualidad equipadas en deportiva. Voy a publicar únicamente las que he escalado:



SECTOR LES JARDINS

1.- Je abididul: Equipada para deportiva. En el primer largo dos chapas alejan. Llevar un friend del 2.
2.- Tam tam. Equipada para deportiva
3.- Une manque que la bierre: Equipada para deportiva.
4.- Mais quést Jon Alberto: Los dos primeros largos están equipados para deportiva. El tercero no. Si queréis subir a éste os basta con un par de friends del 1 y del 2. En el primer largo dos chapas alejan 8 m, pero hay dos puentes estupendos. El 2º largo también se puede llamar A1.









PILAR COUCHANT:

Vía Voile Abelt. Equipadapara deportiva





COMO LLEGAR:

Tinerhir se encuentra situada en la N1O, la carretera que, recorriendo todo el reborde sur del Alto Atlas, une las localidades de Er-rachidía al NE (a 137 km.) y Ouarzazate al SW (a 170 km.).- Se trata de una carretera ancha, en buen estado y con escasas zonas de curvas, pero que atraviesa numerosas ramblas mediante vados, por lo que en época de lluvias hay que estar atentos a la posibilidad de encontrarnos los vados en mal estado.- El tráfico es escaso, pero hay que tener ciudado en el paso de las poblaciones, ya que a la salida de los institutos se forma una gran aglomeración de bicicletas.- El tramo comprendido entre las poblaciones de Boumalné de Dades y Skoura es más lento, al atravesar múltiples poblaciones.-

Desde el S se puede acceder desde Alnif o desde Nkob (por Iknouín), cruzando el Jbel Saghro.-

Desde el N, se accede por la pista que baja de Imilchil, que está asfaltada desde Ait Hani; también se puede acceder por esta ruta llegando a éste último pueblo desde Amellago -por la garganta de Imiter-, o desde las gargantas del Dades, a través de la ruta que une las dos gargantas.

COMER Y DORMIR:

Tanto Tinerhir como el camino hacia las gargantas, gozan de una amplia oferta de alojamientos de todas las categorías, aunque es en la ciudad donde encontramos los mejores hoteles.- A mi juicio, el de mejor relación calidad/ precio es el Hotel Toumbuctou, en Tinerhir. Es una Antigua Kashba rehabilitada con un gusto exquisito por Roger Mimó (http://www.rogermimo.com/).- Oferta alrededor de 20 habitaciones, equipadas con baño y salon con tarbas.- En los rellanos de las escaleras (al menos cuando estuve la última vez) , se ubican maquetas de diversos ksur de la región, que se realizaron para una exposición. Son muy curiosas e interesantes.- Dispone de un rudimentario garage para 4 ó 5 vehículos, a unos 200 m. del hotel.- El lugar es muy agradable, pero la cocina flojea.- La media pensión salía a 250 dh. (2004).-

En la ruta de las gargantas encontramos varios campings, situados en el interior del palmeral, así como numerosos albergues y hoteles de categoría baja y media-baja.

En las mismas gargantas, el Hotel Les Roches (mítico entre los escaladores, que lo conocen también como "el chiringito de Abdul", aunque Abdul hace ya años que emigró a Francia) ofrece media pensión en habitaciones dignas, equipadas con baño, por 200 Dh., aunque la cena no se hace acreedora de mención alguna, sí lo son las fiestas que se montan por la noche-. Tiene el inconveniente de que al medio día se llena de turistas que vienen a comer venidos en Autobús desde Merzouga, ya que la cadena Xaluca tiene un convenio con ese hotel. De todas maneras, durante el día, las gargantas son un ir y venir continuo de autobuses y toda clase de vehículos.- Junto al anterior, encontramos el hotel "Yasmina", de prestaciones muy similares. (foto superior, vista somital de los hoteles "Les Roches" y "Yasmina").-



NOTA: (*).- En los últimos años he escuchado múltiples proyectos para esta Kasbah: que si un hotel, que si un museo, etc, pero la realidad es que se está cayendo a pedazos año tras año.




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Discrepo en la exquisitez de esa kasbah de Roger Mimó y discrepo de casi todos los conocimientos de ese personaje y en especial de su obra El Gran viaje ese......quein conozca Africa, verá que está lleno de apreciaciones equivocas, de topicos, de leyendas y de cosas que simplemente son mentiras, aceptables, en cualquier caso, si se tratase de un libro de aventuras y no de unaa guía como pretende.
Por cierto la de Marruecos y Mauritania de juzgado de guardia.
Es mi opinión, para gustos.....

FERNANDO ALONSO MUÑOZ dijo...

Bueno, yo tengo la opinión de Roger en muy alta estima. La guía de Marruecos y Mauritania fué de sus mejores publicaciones, pero a día de hoy está desfasada y no es fiable (me lo dijo él mismo). De su kashba ya he dicho lo que pienso

Es mi opinión, para gustos...

Jose Maria Barbado dijo...

Hola, soy nuevo en esto y me parece un blog magnífico. En la segunda semana de octubre queremos ir al sur en nuestro propio vehículo, un Nissan Pathfinder. Me gustaría que me aconsejarais la ruta más interesante para, desde Tinhir, por ejemplo, llegar a Fez atravesando el Atlas. ¿Puede ser por Imilchil?, o tal vez por Midelt?. Gracias por vuestra ayuda. Y enhorabuena.

PABLO MUÑOZ CARBALLEDA dijo...

Hola Jose María.
Gracias por tu comentario.
Yo te recomendaría la ruta por Imilchil, lo que te permite recorrer las gargantas del Todra en su totalidad, atravesar el Atlas por las altas mesetas de esta región, además puedes acercarte a los graneros de Ousghal, que merece la pena, y luego hacer el último tramo, ya en el Atlas medio, cruzando por los bosques de cedros en una ruta muy bonita , por el lago Azigza, el nacimiento del oued Rbia y otros pequeños lagos de la zona. Si quieres, mándame un correo y te detallo la ruta con más precisión.
Un saludo

Jose Maria Barbado dijo...

Gracias, Pablo. Te envío un correo.

Creative Commons License
.

Páginas vistas en total