Pastoreo

Foto: zona de Bouferdá

Una niña de no mas de 12 años mira atentamente su rebaño. El pastoreo en Marruecos censtituye un medio de vida mucho mas común que en España, donde ya quedan pocos pastores y los animales se alimentan de piensos compuestos. Es una labor exclusiva de los hombres, aunque las niñas que aún no han pasado la pubertad tambien pueden ejercer. Poco tiempo le queda a esta niña de pastora, ya que cuando le venga el periodo por primera vez tendrá que ocuparse de labores de hogar. Las cabras y las ovejas forman casi la totalidad de los rebaños en Marruecos. Las vacas son bienes muy exclusivos y, evidentemente, los cerdos son inexistentes. Los rebaños de borregos son los mas frecuentes, aunque la cabra es mas numerosa en la alta montaña y las zonas desérticas ya que las condiciones de pastoreo son muy duras y la cabra come todo lo que pilla, siendo el borrego mas tonto y escrupuloso.


La cabra del Atlas tiene una prodigiosa capacidad de adaptación al medio. En la zona semidesértica del sur del Atlas, gran parte de las calorías que consumen provienen de las acacias y los arganes, a los que se suben con destreza y devoran sus hojas teniendo especial cuidado con sus pinchos. Entre Rissani y Alnif, por solo poner un ejemplo, conseguir una foto como la anterior es sencillo.


Los dromedarios se ven con frecuencia en el sur desértico. Al igual que las vacas, son bienes muy preciados. Los pastores nómadas pudientes tienen uno o dos que utilizan para la transhumancia (los "no pudientes" utilizan mulas), aunque los mercaderes pueden poseer decenas, como la manada de la foto. Ademas de para el transporte y la carne, los marroquíes han encontrado un filón de oro en los dromedarios, ya que los turistas pagan fortunas (de 30 a 500 dh dependiendo de su habilidad negociadora) por un pequeño paseo por las dunas a sus lomos.








No hay comentarios:

Creative Commons License
.

Páginas vistas en total