Igmir y el alto valle del rio Tamanart

Puro Antiatlas


La capacidad del Antiatlas de sorprender a todo aquel que se acerca a él es tan amplia como la propia cadena.- Palmerales encorsetados entre cañones de paredes verticales que se elevan sin tregua varios centenares de metros; anchas ramblas pedregosas allá donde los barrancos se toman un respiro y permiten abrir brevemente el horizonte; graneros de piedra de concepción casi tolkeiniana colgados sobre peñascos; manatiales que surgen impetuosos entre roquedos escondidos, cuyas aguas se escabuyen poco después; pinturas y grabados rupestres que nos hablan de una tierra de cazadores seculares y de otros tiempos y otros ecosistemas bien distintos a los actuales; pueblos de colores encaramados a las laderas vigilando sus bien regados huertos... .- La diversidad de contrastes que nos brinda, unido a la peculiar y sugestiva belleza de estas montañas, hace que cualquier incursión en ellas sea siempre un ilusionante objetivo.


La ruta que, internándose en el alto valle del rio Tamanart -afluente de un ya subterráneo Draa-, nos lleva hasta la pequeña aldea de Igmir, es un comprimido compendio de los valores, tanto culturales como paisajísticos y naturales, que nos brinda el Antiatlas.- Como valor añadido, esta ruta nos permite atravesar íntegramente el sur de la cadena y acceder a la región de Tafraute, al norte, por lo que es una excelente opción para comunicar esta última con la zona de Akka -Foum el Hasan.

El valle del Tamanart atesora una de las mayores concentraciones de pinturas y grabados rupestres de todo Marruecos.- Tanto al sur como al norte de Foum El Hasan, existen diversos focos de arte prehistórico, que tanto por calidad como por cantidad justifican la importancia de estos yacimientos, que si bien han sido objetivos de ambiciosos programas de catalogación y conservación , todos ellos han acabado en papel mojado, pues la realidad es que no gozan de protección efectiva alguna.- Uno de los mayores focos está ubicado en las inmediaciones de las aldeas situadas al inicio de la ruta, principalmente Aguerd y Ait Herbil.- Los grabados se encuentran en el flanco del acantilado, a unos cuantos metros de altura, y nos muestran magníficas representaciones de diversos animales, predominando los animales típicos de la sabana como bóvidos, antílopes, elefantes ... .-

Nada más adentrarnos en el valle, en todo momento delimitado por paredes rocosas que lo estrechan y ensanchan a capricho, las aldeas y las franjas de palmerales y huertos se suceden (foto superior: Aguerd), siempre a orillas del ancho río, de cuadal intermitente y ocasional, como todos los de la región, pero que de vez en cuando nos sorprende con alguna surgencia que acumula el agua en alguna poza.- Los pueblos combinan el núcleo tradicional de casas de adobe o piedra con las nuevas construcciones, casi todas pintadas de un color rosa pálido.- Las montañas que nos rodean son las típicas del Antiatlas, montañas viejas y pedregosas, de cumbres suaves y redondeadas -incluso mesetarias-, pero surcadas de múltiples cicatrices en forma de cañones y desfiladeros que muestran sus estratos desnudos y atormentados por la erosión. Estratos muchas veces aprovechados para ubicar graneros y antiguos pueblos fortificados, hoy en día en desuso y prácticamente destruídos, y de los que únicamente persisten algunos morabitos (foto drcha).-

Salvo los primeros 6 ó 7 kilómetros, donde los pueblos se suceden y donde la ruta transita por el reborde de uno de los márgenes del valle, a una treintena de metros por encima de éste, el resto del camino la pista utiliza el amplio cauce del rio para avanzar, siempre acotada por paredes verticales (foto izda.).- El paisaje es sencillamente grandioso, de aquellos en los que "hasta los lagartos llevan cantimplora" (foto inferior).- Si bien las montañas que nos rodean presentan sus laderas absolutamente desnudas, todo el fondo del valle está salpicado de arbustos y árboles aislados, pudiendo encontrar algún que otro argán, aunque con un porte mucho mas sufrido que los que encontraremos al norte de la cordillera.- Poco antes de llegar al poblado de Tamesoult, el río Tamanart recibe a un pequeño afluente, el Assif n'Mouguene.- Aquí el camino se bifurca, si tomamos la pista de la derecha y continuamos subiendo por el rio Tamanart hasta su cabecera, llegaremos a Afella n'Ighir y al cañón de los Ait Mansour.- En todo el recorrido ya no atravesaremos ninguna población más, y todo él transcurre por el lecho del río.- Para llegar a Igmir debemos seguir la pista de la izquierda y adentrarnos por el Assif n'Mouguene.-


El valle se ha estrechado considerablemente, y las paredes laterales van ganando en verticalidad y altura, mientras el camino sigue acompañando al lecho seco del rio en sus constantes meandros, para adentrarse de súbito en un espeso y largo palmeral, en el que encontramos varias aldeas, siendo Tamesoult la más importante de ellas. (foto drcha)- Tras atravesar estos pueblos, donde -y como tónica general- el hormigón está terminando por imponerse, el palmeral , cuajado también de huertos, olivos y frutales, comienza a clarearse, hasta que el paisaje árido y pedregoso termina por acaparar nuevamente nuestra vista.-

La cercanía de Igmir se hace patente cuando entramos en otro palmeral, mucho más estrecho que los anteriores, ya que el valle se ha ido convirtiendo paulatinamente en un cañón en toda regla.- La aldea está compuesta por un puñado de casas, la mayoría de nueva construcción y algunas de ellas de varios pisos, que se agolpan y aúpan entre sí en el minúsculo espacio que las murallas rocosas que la envuelven permiten. El angosto fondo del cañón, apenas deja lugar para el rectilineo cauce del río escoltado por unas pocas filas de palmeras a cada lado, a modo de uniformado desfile militar (foto inferior).- Ni tan siquiera los huertos tienen cabida.- El lugar es verdaderamente pintoresco, y la agresividad geológica del entorno contrasta con la placided que transmite su contemplación.-

A partir de Igmir, y sin posibilidad alguna de tomar aliento, comienza uno de los puertos más espectaculares de Marruecos, tanto por la ruta en sí misma -con un trazado atrevido y sinuoso, con desniveles que hacen retener el aliento y varias curvas en z al final que "ponen la carne de gallina"-, como por la grandeza y belleza abrumadora del entorno, atravesando parajes que te sobrecogen el alma, llegando a dominar todo el barranco del Assif n'Mouguene que se abre a nuestros pies. (foto inferior y foto del encabezado).-


Paradójicamente, este puerto de montaña, cuyo trazado aprovecha magníficamente los estratos de la pared para encontrar un ruta de salida (última foto), no sirve para atravesar una cadena o cambiar de vertiente, sino que la subida nos deposita en las amplias mesetas que dominan los cañones que hemos travesado y otros más que surgen como cicatrices allí donde los cursos de agua han horadado sin compasión los materiales mas blandos (foto izda.).- El paisaje hasta ahora salvaje y agresivo, pero también sugerente y poético, cambia radicalmente: de las profundidades del Antiatlas, hemos pasado a su superficie, a su cáscara externa, mucho más amable y cordial.- La vegetación, hasta ahora inexistente, salvo en los palmerales, comienza a hacer una tímida aparición, y la presencia de arganes y euforbias (Euphorbia officinarum) nos recuerda que la influencia de la humedad atlántica se deja sentir dulcificando la aridez del clima, resaltando en un paisaje donde las tonalidades rojizas de los macizos graníticos que rodean Tafraoute, sirven de telón de fondo (foto inferior).- A partir de aquí, la ruta transita por las mesetas referidas, hasta alcanzar una línea de asfalto muy cerca de Izerbi, a escasos 30 km. de Tafraoute.

Cuando he efectuado la ruta este año, estaban arreglando la pista, y preparándola para asfaltar, justo a partir de la cima del puerto, por lo que los últimos kilómetros, hasta llegar a la carretera entre Tafraoute y Tiznit, cerca de Izerbi, resultaban un tanto incómodos, tanto por el polvo como por las máquinas trabajando


CÓMO LLEGAR.-
La ruta comienza en el tramo oeste de la N12, entre Bou Izakarne y Foum El Hasan, a 85 km. de aquella y a 18 km. antes del cruce de esta última, frente a una vieja gasolinera -ya jubilada-, junto a la aldea de Aguerd.- En total, desde este cruce hasta Tafraoute hay 95 km., de los cuales unos 45 son actualmente de pista, y el resto está asfaltado (los 7 primeros y los 43 últimos). Hasta Igmir son 32 km. desde el cruce.-
Tenemos que calcular unas 4 horas para el trayecto completo, pero el recorrido bien merece -al menos- un día entero para disfrutarlo en condiciones.-

COMER Y DORMIR.-
En toda la ruta únicamente existe un albergue, en Igmir.
Si venimos desde el norte, podemos tomar Tafraoute como punto de partida.-
Si venimos por el Sur, una buena opción es visitar antes el maravilloso oasis de Amtoudi Id Aisa y sus increíbles graneros colectivos, donde hay varias opciones de alojamiento, una de ellas, el Albergue On Dirait le Sud, muy recomendable.- Se accede a Amtoudi desde la N12, bien por el desvío de Taghjicht, a 40 km. al este de Bou Izakarne, bien por otra carretera que surje unos 12 km. más adelante.
Plantar la tienda en cualquier sitio -hay muchos rincones que lo merecen- también es una buena opción, siempre y cuando tengamos provisiones de agua y no necesitemos una ducha con carácter acuciante.


4 comentarios:

Javier Adán dijo...

Siempre da gusto visitar tu blog.
Como siempre tan completo y exaustivo.
Un sld

vladimir dijo...

un saludo y varias preguntas,esta navidad queremos ir unos amigos y yo a la zona del atlas y según he podido ver en tu blog lo que más nos interesa es la zona del antiatlas y zona del sur y la cuestión es saber cómo podemos encontrar todo en esta época del año.gracias.

PABLO MUÑOZ CARBALLEDA dijo...

Hola Vladimir.

Si te refieres al tiempo, lo normal por esta zona son temperaturas suaves (18-20 grados de día 5-10 de noche), y no es época de grandes tormentas. Aunque es invierno, y siempre puede caer una nevada (sobre todo en la zona de Tafraoute y el Jebel Lesk, o incluso más al sur) o lluvias.-
Si te refieres a la afluencia de gente, esta zona es de las menos visitadas de Marruecos. Así, mientras otras zonas estarán petadas (Erg Chebí, Marrakech...), por aquí, como en familia, aunque la infraestructura de alojamiento es más bien escasa, pero suficiente.-

Espero que te refirieras a esto. Si nó, te puedes poner en contacto conmigo por correo, que está en mi perfil.
Un saludo

abueletes dijo...

Pablo y ¿que tal en Autocaravana? aunque me podrias dcir la poblacion o lugar mas proximo pata alquilar un 4x4 ¿a cuantos Kilometros estariamos?
Y un lugar donde pudieramos dejar la Ac de manera segura
Gracias Piki Sierra,

Creative Commons License
.

Páginas vistas en total